Documental Tiempos de Cine (Trayectoria)

sábado, 7 de noviembre de 2009

Rafael García Vivar

LOS MANDAMIENTOS DEL GUIÓN

“La construcción de un guion es lo más importante en la cinematografía”, expresa Rafael García Vivar, quien, en el segundo día de “Tiempos de Cine” que organiza la Universidad Privada Antenor Orrego (UPAO), ofreció una conferencia que mantuvo cautivados de principio a fin a todos los espectadores.

García Vivar es quien se encarga de darles vida a muchos personajes que nos transportan a mundos diferentes, llenos de emociones, suspenso y alegrías. Quien no recuerda La Gran Sangre, esa miniserie que él llevo al cine después de haber tenido un rotundo éxito en la audiencia peruana.

Al igual que las leyes que nos dio Dios para vivir en armonía, paz y fuera del pecado, la guionización también tiene sus propios mandamientos, los cuales sirven para escribir una buena historia y no caer en esos errores que, muchas veces, aburren al público y no lo vinculan con la trama que se quiere representar.
“Al empezar una historia, el relato debe engancharte, si no, no sirve”, dice García Vivar. “Además muchas veces la persona que escribe una guion debe trasladar su vida como parte de estas historias”, recomienda.

Entre los principales mandamientos para la elaboración de un guion se encuentran: “El clímax” que es de vital importancia, pues al escribir una historia, el profesional debe centrarse en el personaje, sin olvidar nunca el objetivo que éste debe cumplir dentro de la historia. En una historia no se le puede facilitar la vida a un personaje, pues éste debe pasar por situaciones duras para resolver todos los problemas que se le presentan, sino seria “antidramático”.

Al igual que el maestro del suspense Alfred Hitchcock, el guionista debe agregar a la historia un poco de suspenso, para que el espectador tenga la oportunidad de anticiparse a los hechos. Además se debe investigar y conocer cuáles son las reacciones que debe tener un personaje, para plasmarlos como en la vida real, y que no se vuelva en algo ficticio que solamente cause singularidad y aburra al público.

Quizás el mandamiento más importante sea el décimo, el cual consiste en reescribir el guion, pues éste nunca está terminado, ni aún después de haberlo entregado para su realización, siempre se le están agregando nuevas cosas, de acuerdo al desempeño de la historia.

Para este dramaturgo el cine tiene una característica diferencial importante, que es la continuidad dramática, la que permite que el espectador no pierda la ilación de la historia que se esta tratando de contar.

“En diferentes partes del mundo, las personas conocen más de historia por el cine que leyendo; es por eso que el cine es considerado como un arte vivo”, dice García Vivar.
(David Bobadilla Torres)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada